Skip to content

Presentación

Todo comenzó en los primeros años de la década de los ochenta, ante el evidente peligro de extinción de los músicos y de los bailes tradicionales y con el objetivo de mantener y difundir toda esa cultura, escrita solamente en los recovecos profundos de la memoria popular. El Ayuntamiento de nuestra ciudad puso en marcha la Escuela Municipal de Dulzaina, germen de lo que más tarde sería el Área de Cultura Tradicional, a la que rápidamente se integraron más disciplinas con el consiguiente aumento del
número de alumnos. En el año 1999, el ACT, que ya impartía enseñanzas de baile (infantil y de adultos), pandereta, percusión tradicional, chifla y tamborín, gaita de odre, dulzaina e indumentaria tradicional, pasó a formar parte de la Escuela Municipal de Música, Danza y Artes Escénicas. En la actualidad imparte también enseñanzas de acordeón diatónico, castañuelas y rabel, así como lenguaje musical, y cuenta con un número aproximado de 400 alumnos y 10 profesores. Esta continuada labor a lo largo de
los años se ha visto reflejada en el notable aumento de personas que participan de manera activa (músicos tradicionales, personas vestidas a la antigua usanza o gentes bailando estas músicas) en las festividades más relacionadas con la cultura tradicional, contribuyendo así a la revitalización de nuestra raíces y al mantenimiento de una parte fundamental de nuestras señas de identidad, que de otra manera habrían caído en el olvido para siempre.

Noticias